Cómo se procuran las plantas parasitas la nutrición

Las plantas parásitas se definen como plantas vasculares que han desarrollado órganos especializados para penetrar la cubierta de otras plantas vasculares (huéspedes). Establecen conexiones hacia las capas vasculares del huésped con el fin de absorber los nutrientes de éste.

No obstante su amplia variedad, las plantas parásito, como las plantas normales, tienen una estructura básica. Tal como las demás plantas, las plantas parásito tienen un sistema de raíces pero lo que las constituye como plantas parasitas es que el meristemo de la raíz puede desarrollar un nuevo órgano completamente distinto: el haustorio.

Al contacto con un huésped, una parte de la raíz del parásito desarrollará su propio órgano de adhesión, el haustorio. El haustorio consiste de una estructura de adhesión al huésped, una espiga de infección vascular, y finos filamentos que se infiltran entre los paquetes vasculares del huésped.

Los filamentos que invaden al huésped pueden ingresar en el xilema, el polen o a ambos.

Para poder invadir exitosamente un huésped, una planta parásita debe ser capaz de leer y responder a la información contenida en las células del huésped. Con ello, la planta huésped no podrá notar la presencia de su atacante y le permitirá ingresar a su “círculo social de desarrollo”.

Además de los nutrientes ganados mediante la planta huésped, algunas plantas parasitas obtienen sus propios nutrientes usando la fotosíntesis, particularmente para obtener energía.

Existen algunas plantas que viven en simbiosis con la planta parásita que albergan, en la cual ambas plantas se benefician.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Biologia
Ultima modificación: 12/21/2012