Cómo reproducir plantas por esquejes

Hay distintos modos de multiplicar plantas, pero la manera más fácil de conseguir nuevos hijos de una planta es la multiplicación por esquejes. Sin embargo, este método no puede usarse en cualquier tipo de planta. Este método puede usarse en plantas ornamentales como los geranios, los rosales, la hierbabuena, el jazminero; en árboles frutales como la higuera, el olivo, el azufaifo; en casi todos los cactus y las cañas como la caña de azúcar y el bambú.
Para reproducir una planta por esquejes, puedes usar esquejes de tallo, esquejes de hoja y esquejes de raíz. Dependiendo del tipo de planta será conveniente usar un esqueje u otro.

Para realizar la multiplicación de una planta mediante un esqueje de tallo, tienes que cortar un brote fresco, sin vástagos, de siete a diez centímetros de largo. Si quieres, para más seguridad, puedes impregnar el esqueje con algún enraizante, pero no es completamente necesario. La ramita se planta en una maceta y se deja a la sombra, en un lugar cálido con abundante humedad, o directamente en el terreno. Si has elegido plantarla en una maceta, una vez la planta haya echado raíces, si se quiere, se puede transplantar.

Un tipo algo peculiar de multiplicación por esquejes es el uso de las zuecas. Una zueca es una vara leñosa que se separa con raíces y brotes incipientes, transplántola a la tierra donde se desarrollarán las nuevas plantas. Así es como se multiplican las alcachoferas, por ejemplo.
La mayor ventaja de multiplicar una planta por esquejes, estacas o zuecas es que la velocidad de crecimiento de la planta es mucho mayor que si se usaran semillas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Jardín
Ultima modificación: 10/16/2012