Cómo limpiar un ordenador portátil

Los ordenadores portátiles son equipos muy delicados. No es fácil mantenerlos limpios y hay que tener mucho cuidado al limpiarlos.

Antes de empezar a limpiar el ordenador, para tu comodidad, apágalo y desenchúfalo de la red eléctrica.

Limpiar el polvo y la suciedad que se acumula bajo el teclado puede ser bastante dificultoso. Nunca desarmes las teclas del portátil, van sujetas con pequeñas pestañas que se parten fácilmente y es bastante probable que, si no sabes hacerlo correctamente, acabes rompiendo alguna tecla, y los repuestos no son baratos. Es mejor que procures mantenerlo siempre limpio, evitando comer o fumar sobre el ordenador. Además, límpialo con frecuencia con una pequeña pera o bombilla de uso médico, insuflando aire a presión bajo las teclas para que salga la suciedad.

Para limpiar la pantalla, utiliza un trapo suave y un poco de líquido para limpiar cristales o pantallas. No uses demasiado líquido y recuerda que el ordenador debe estar completamente seco antes de volver a enchufarlo a la red eléctrica.

De vez en cuando también conviene limpiar el interior del portátil, pero si tu ordenador está todavía en garantía, no debes abrirlo. Si está en garantía, simplemente insufla aire por las rejillas. Si no lo está y notas que tu ordenador se calienta, probablemente el ventilador de tu ordenador no esté funcionando correctamente debido a que se ha acumulado demasiado polvo. Abre la parte posterior de tu ordenador y saca el ventilador para limpiar el polvo acumulado y la rendija. Se suele formar una capa compacta de polvo y suciedad que obstruye la rendija, impidiendo que salga el aire caliente.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Computacion
Ultima modificación: 10/16/2012