A qué profundidad ha llegado el hombre?

El 25 marzo 2012 el director hollywoodense James Cameron realizó un viaje histórico en solitario al fondo del océano en un sumergible especialmente diseñado llamado; el DEEPSEA CHALLENGER.

El Challenger Deep obtuvo su nombre de la sonda marítima británica, el Challenger II, el cual señaló el punto más hondo de las aguas de las Islas Marianas en 1951. Posteriormente en 1960, la marina norteamericana envió el Trieste (un sumergible en forma de un pequeño submarino diseñado para sumergirse realmente una gran distancia) hacia el fondo de la zanja de las marianas para ver simplemente qué distancia podía alcanzar. Ambos sumergibles tocaron el fondo a una distancia de 10,923 m. Lo cual significa que mientras estaban situados en el fondo en el batíscafo, tenían casi 11 km de agua sobre sus cabezas.

Si se pudiera cortar el monte Everest justo a nivel del mar y colocarse en el fondo del océano en el Challenger Deep, aún estaría cubierto por más de una milla de agua.

Cuando alguien se sumerge en el océano, o en cualquier cuerpo de agua, y comienza a bucear desde la superficie hacia el fondo, mientras más se sumerja, más agua se sitúa por encima. Mientras más galones de agua existen entre esa persona sumergida y la superficie del océano, la presión incrementa en el cuerpo ya que el peso del agua se ejerce sobre el cuerpo. A esto se le llama presión hidrostática.

Cualquier persona puede sentir la presión hidrostática con simplemente meterse a nadar a una alberca y sumergirse hasta el fondo de ella. La presión hidrostática se percibe en los oídos, ya que se siente una sensación como si alguien estuviera presionando o apretando los tímpanos. ¡Resulta increíble imaginar la presión que debió sentir el Challenger Deep al tener casi siete millas de agua por encima!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Ingenieria
Ultima modificación: 12/21/2012