Las propiedades del cadmio son muy similares a las del zinc

El cadmio y el zinc tienen propiedades con gran similitud. El cadmio y el zinc son metales de transición situados en el mismo grupo, en el grupo 13 de la tabla periódica, por lo que las propiedades del cadmio son análogas a las del zinc.

Entre las propiedades del cadmio está su capacidad de oxidarse fácilmente, convirtiéndose en el catión dispositivo cadmio, reduciendo a otra sustancia presente en el medio, por lo que se dice que tienen poder reductor. Esta propiedad lo hace muy útil para formar parte de baterías y pilas, tanto a nivel doméstico como a nivel industrial. Esta propiedad del cadmio y del zinc los hace adecuados para formar parte de baterías y pilas recargables porque al reaccionar los reactivos genera energía y al aplicarles energía a los productos de reacción se regeneran los reactivos, volviendo a poder ser usados para generar energía. Las propiedades del cadmio y del zinc ante la oxidación son iguales porque los dos al oxidarse, es decir, al reaccionar ante el oxígeno, generan dióxido. Para el cadmio se llama dióxido de cadmio y para el zinc dióxido de zinc. Estos dióxidos se pueden utilizar para muchas cosas.

Los dos son un metal blanco azulado, maleable y dúctil. Los dos son ideales para hacer galvanización, lo que unido a las propiedades que tienen de oxidarse más fácilmente que otros metales los hace muy útiles para recubrir otros metales por galvanización para servir como protección frente a la oxidación. Esto es útil para las carrocerías de coches, galvanizando el hierro de la carrocería con zinc.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Materiales
Ultima modificación: 03/06/2013