Propiedades y usos del alcohol desnaturalizado

El alcohol desnaturalizado o metilado se obtiene agregando aditivos químicos al etanol con la finalidad de evitar su consumo. En algunos países es obligatorio presentarlo teñido de azul púrpura (anilina), como una forma de anunciar su carácter venenoso.

Entre las decenas de aditivos empleados, el metanol al 10% es el más común, por lo que el alcohol sometido a este tipo de desnaturalización también se conoce como metílico. Otros aditivos utilizados son las acetonas y el alcohol isopropílico.

Aunque la mezcla del alcohol con estos aditivos no provoca alteración molecular, con ellos se logra el objetivo de evitar su uso médico e ingestión. Con vistas a impedir la destilación, se emplean aditivos con puntos de ebullición cercanos al del etanol.

La producción de alcoholes desnaturalizados obedece a la necesidad de un producto con propiedades similares a las del alcohol etílico pero no apto pare el consumo, característica que lo abarata notablemente.

Entre los usos más frecuentes del alcohol desnaturalizado está el combustible. Se emplea para diferentes tipos de lámparas rústicas, cocinas portátiles, estufas y calentadores.

También resulta excelente como producto de limpieza hogareña e industrial, así como para preparar la madera antes de aplicarle pintura. A diferencia del agua, el alcohol desnaturalizado permite remover mayor cantidad de suciedades pues no abre los poros de la madera.

En pequeñas cantidades se emplea en productos higiénicos no digeribles, incluyendo pastas dentales y enjuagues bucales, en cuyos casos es obligatorio hacerlo constar en las etiquetas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/11/2012