Qué tan sensibles son los objetos a la luz

Extremadamente sensibles son los tejidos, especímenes naturales (insectos, hojas, animales embalsamados, plumas) y pergaminos, que no pueden exponerse a más de 50 lux. Sensibles a la luz son los materiales orgánicos como papel, madera, cuadros. géneros, huesos y marfil, fotos, que deben exponerse a 150-300 lux.

No sensibles a la luz son los materiales inorgánicos como cerámica, piedra, vidrio (sano) y metales.

Los objetos son tocados por tres tipos de rayos: infrarrojos, de luz visible y ultravioleta
Para que los objetos no sufran daño hay que seguir cuatro reglas de oro

  1. Eliminar rayos ultravioletas
  2. Reducir la intensidad de luz visible.
  3. Reducir tiempo de exposición a luz visible.
  4. Reducir exposición a luz infrarroja.

Siempre hay una de estas recomendaciones que es factible de seguir, trate de pensar siempre en ello.

Ver tambien: Cómo aplicar las cuatro reglas de oro de la ilumninacion

Fuentes de luz

  1. El fuego, que produce energía, luz infrarroja y algo de luz visible.
  2. El sol. que tiene mucha luz infrarroja, visible y ultravioleta: La atmósfera filtra la luz ultravioleta, gracias a lo cual podemos vivir. Pero si tenemos que proteger de los rayos LTV (ultravioleta) un objeto en un museo de la cordillera, tendremos más dificultades que las que tendríamos en la costa.
  3. Las fuentes de luz artificial como ampolletas y tubos fluorescentes.

El sol daña mucho a los objetos, pero también lo hacen otras fuentes de luz. La verdad es que todos dañan y no existe ninguna ideal. Eso sí que hay unas fuentes mejores que oirás, y tenemos la obligación de elegir la que produzca menos deterioro.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Materiales
Ultima modificación: 06/22/2012