Cómo elegir el motor correcto fuera de borda

Colocar un motor fuera de borda no es solo ajustar los tornillos. Hay que saber los pasos que hay que seguir, su correcta puesta significará su buen funcionamiento y el de la embarcación. La instalación de un motor fuera de borda es muy importante, no sólo para asegurar un buen funcionamiento, sino para prolongar la vida útil del mismo.

Hay varios tipos de motores de este tipo, ya que las complicaciones técnicas varían de unos motores a otros. Así, tenemos los autónomos o aquellos en los que el gobierno se hace desde el propio motor (los más sencillos de instalar) y los extendidos que, mediante la prolongación y extensión de sus mecanismos, son gobernados desde otro punto de la embarcación. En los segundos hay que hacer cableados y otros trabajos técnicos. Quizá debamos poner más de un motor.

Aunque lo más habitual es la doble motorización (2 motores), existen actividades donde podemos ver embarcaciones con tres o incluso cuatro motores, eso hace la instalación más difícil, se aconseja que en la mayoría de los casos nos pongamos en manos de un taller especializado. Si vamos a poner solo un motor no es adecuado llevar a mano un motor superior a 70 caballos. A partir de 60 caballos (como mucho), se debe pasar el gobierno del motor a una consola, ya que es complicado que el motor solo domino esos 60 caballos y, por tanto, peligroso.

Hay que tener en cuenta que el motor fuera de borda debe ir puesto en el centro del espejo de popa, ya que, si no lo hacemos así, la embarcación se escorará y será imposible mantener un rumbo recto, lo que complica la navegación, la hace peligrosa. Por eso a la hora de poner el motor lo primero que debemos hacer será medir la manga del espejo proa y marcar con total exactitud el lugar donde se sitúa el centro que es donde deberá ponerse el eje del motor.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Mecanica
Ultima modificación: 03/20/2013