Cuáles son los diferentes tipos de sistemas de poleas

Una polea se refiere a una rueda con una acanaladura periférica y gira alrededor de un eje que pasa por el centro de la rueda. Por la acanaladura pasa una cuerda que permite vencer la resistencia de una carga unida a ella en alguno de sus extremos, ejerciendo una fuerza o potencia en el otro extremo. Con este mecanismo es posible elevar grandes pesos de una manera cómoda, aplicando el menor esfuerzo, hasta una cierta altura.

Existen tres sistemas básicos de poleas:

  1. Sistema de polea fija: Ésta se encuentra soldada o atada a una superficie, inmovilizándola. Con este sistema no se gana en fuerza, sino que se hace uso de la misma en sentido contrario, disminuyendo la resistencia, ya que para elevar una carga se aplica una fuerza hacia abajo utilizando el peso de la persona como esfuerzo; no existe una ventaja mecánica ya que la fuerza será igual que la resistencia; Por ejemplo: Si se desea alzar un peso de 60 kg, lo deberá hacer una persona que pese 60 kg o más.
  2. Sistema de polea móvil: En este sistema se hace uso de dos poleas, una se encontrará fija a la superficie y la otra será móvil, la móvil tiene en su armadura un gancho, éste permite arrastrar la carga al tirar de la cuerda, la principal ventaja será que se elevan cargas con la mitad del esfuerzo; Por ejemplo: si se desea alzar 50 kg, bastara con aplicar 25 kg de fuerza.
  3. Sistema de poleas compuestas: Este sistema posee más de dos poleas de diferentes tamaños, algunas móviles y otras fijas, con ejes paralelos, en este mecanismo se emplea la menor de las fuerzas, ya que se pueden elevar pesos seis veces mayor a la fuerza aplicada.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Mecanica
Ultima modificación: 04/16/2013