Qué es un aortograma

La aorta constituye la arteria más importante de todas las que componen el organismo humano. De hecho, el resto de las arterias tienen su origen en la aorta, que además es la encargada de conducir el oxígeno a través de todo el cuerpo. Por estos motivos es que resulta de vital importancia cualquier método que se emplee para lidiar con las patologías de este componente esencial del proceso vital.

El más conocido de todos los exámenes, a la hora de diagnosticar los diversos padecimientos que pueden afectar a la arteria principal, es sin dudas el aortograma. Entre las afectaciones que pudieran indicar la necesidad de este estudio, figuran la oclusión tromboembólica, la arteriomegalia y las malformaciones vasculares, aunque la lista es mucho mayor.

¿En qué consiste un aortograma? Es un examen que se realiza por la vía femoral ósea, a través de una punción en cualquiera de las dos piernas –incluso en ambas- para colocar el introductor: un pequeño tubo que no rebasa los 10 centímetros y por el que se introducen los catéteres hasta la altura del abdomen.

Luego se procede a inyectar una solución de contraste yodada, que luce opaca frente a los rayos X. Estos últimos son los encargados de tomar las imágenes que se emplearán para diagnosticar cualquier anomalía del sistema circulatorio.

Aunque pueda parecer un procedimiento demasiado molesto, los pacientes coinciden en que todo lo que siente la persona que está siendo sometida al aortograma es una sensación de calor o entumecimiento.

Existen diferentes tipos de aortogramas, pues la aorta misma se divide en cuatro secciones o fragmentos –la aorta ascendente, el aórtico, la aorta torácica y la aorta abdominal- aunque el principio esencial del examen y los procedimientos que se ejecutan no presentan grandes diferencias en ninguno de los casos.

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Medicina
Ultima modificación: 10/28/2013