Cuáles son los diferentes tipos de alimentos liofilizados

La liofilización es un proceso en el que se congela el producto y posteriormente se introduce en una cámara de vacío para realizar la separación del agua por sublimación. De esta manera se elimina el agua desde el estado sólido al gaseoso del ambiente sin pasar por el estado líquido. Para acelerar el proceso se utilizan ciclos de congelación-sublimación con los que se consigue eliminar prácticamente la totalidad del agua libre contenida en el producto original, pero preservando la estructura molecular de la sustancia liofilizada.

Esto explica que se reserve para los productos con sustancias sensibles a las altas temperaturas, como las proteínas o las enzimas. Una vez liofilizados, el tiempo de conservación sin refrigeración aumenta porque la reducción del contenido de agua inhibe la acción de los microorganismos patógenos que podrían deteriorar los alimentos. En definitiva, la liofilización es similar a la deshidratación: el objetivo es el mismo, disminuir el contenido en agua. Se liofilizan ciertas frutas para cereales, que mantienen el 98% de las propiedades naturales, sopas instantáneas, hierbas y especias y café. Otros alimentos, como la sandía o la lechuga, son malos candidatos a la liofilización porque tienen un contenido en agua demasiado alto.

Hay no obstante una cantidad increíblemente grande de tipos de comida liofilizada que pueden hacer que comamos las cinco comidas del día únicamente con alimentos liofilizados. Podríamos tomar un desayuno inglés completo, almorzar albóndigas o merendar una mousse de chocolate, todo ello sano y pasado por el proceso de liofilización sin perder ni uno de sus nutrientes o vitaminas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Química
Ultima modificación: 04/11/2013