Cómo elegir el mejor microscopio monocular

El microscopio es un utensilio de laboratorio fundamental, por lo que la buena elección de una herramienta útil, capaz y eficaz es algo muy valioso y que en muchos casos puede suponer una diferencia crucial para poder terminar con éxito una prueba.

A la hora de elegir el mejor microscopio monocular debemos tener en cuenta que el más básico y eficaz que se despacha en microscopios es el de luz. Se venden de alta o baja potencia, y ello influye en la manera de percibir lo que examinamos por la lente. Cuanta menor potencia, mejor veremos las imágenes más grandes por encima de las más pequeñas. No obstante los de alta potencia son los más populares dado que nos dejan ver con gran detalle aquellas sustancias o  elementos más pequeños y que escapan a la percepción del ojo humano.

Hay que ser precavido a la hora de comprar este tipo de microscopios ya que los podemos confundir con un microscopio para niños, muy similar pero que disminuye considerablemente en la calidad de imagen, dado que no se espera que un menor vaya a necesitar un equipo profesional ni tenga el dinero suficiente para ello.

No podemos olvidar los portaobjetos, que también influyen mucho en la excelencia del trabajo de laboratorio. Sobre ellos se colocan las muestras a examinar y deben ser de una nitidez excepcional para no confundirse su material con el que se mira a través del microscopio.

En definitiva cada parte de un microscopio es lo que hace, al final, un buen instrumento para el trabajo de laboratorio.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 03/22/2013