Cómo funciona el microscopio electrónico

Este aparato puede dar imágenes hasta millones de veces mayores que los objetos observados. En él no se utilizan «rayos» luminosos ni lentes de vidrio, sino sutiles haces de electrones y «lentes» constituidas por electrodos y electroimanes. La imagen se forma en una pantalla fluorescente similar a la de los televisores, y puede ser observada o fotografiada. Las ondas electromagnéticas visibles, es decir, los «rayos» luminosos usados en el microscopio óptico no dan aumentos superiores a 2 500 veces. Los «rayos» luminosos no pueden en realidad «explorar» objetos tan pequeños que tengan dimensiones inferiores a la longitud de onda de la luz. A los electrones se les atribuye una «longitud de onda» mucho más corta que la de las ondas visibles: por lo tanto, los haces de electrones pueden revelar detalles mucho más pequeños que los ópticamente «visibles».

Cómo funciona el microscopio óptico

El microscopio óptico permite obtener imágenes hasta 2 500 veces mayores que los objetos observados. En general los objetos son observados por transparencia. El aparato se compone de un conjunto de lentes simples. Sujeto a la base del microscopio, un espejo refleja la luz procedente de una fuente de iluminación. Un juego de lentes (condensador) concentra la luz a través del agujero de la platina portaobjetos, sobre el objeto (colocado generalmente sobre un vidrio delgado y recubierto con otro vidrio cubreobjetos). Al mover el tubo móvil se acerca uno de los objetivos al objeto y se obtiene el «enfocado». La imagen formada por el objeto es observada con otro sistema de lentes: el ocular. Diversos objetivos montados sobre una torreta giratoria permiten cambiar la potencia de aumento del instrumento.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 06/22/2012