Cómo elegir el mejor procesador de alimentos compactos

Debemos utilizar muchos alimentos y cosas para hacer las recetas que queremos hacer y o no tenemos tiempo o son muy difíciles, pero si tenemos un procesador de alimentos podemos tardar menos y utilizar menos alimentos y cosas. Es una herramienta de cocina esencial y popular. Es un elemento esencial de la cocina. Originalmente, comenzó como una máquina que solo utilizaban mejores chefs y conocedores de cocina. Como pasaba el tiempo sin embargo, de que se podía utilizar para alimentos simples de manera eficiente, se convirtieron en populares. La producción aumentó, los precios se vinieron abajo, y ahora la cocina promedio puede permitirse el lujo de tener uno en casa.

Estas máquinas se pueden utilizar mientras haces otras cosas, como picar, cortar, rebanar, hacer puré, amasar, moler, rallar, y triturar. Además, no tienes que tensar los dedos, las muñecas y los antebrazos por eso lo pueden utilizar personas con problemas en las articulaciones y artritis. La mayoría funcionan con electricidad. Por lo general, la potencia está entre unos 500 y 1,200, tiene el poder suficiente para cortar los alimentos más duros. El motor es potente, pero está dentro de la base, por lo que está a prueba de sonido. El motor hace girar los discos de metal o cuchillas a altas velocidades. Por lo general, los procesadores de alimentos tienen dos controles de velocidad, alta o baja, algunos tiene la opción de un botón que puedes pulsar. El botón que puedes pulsar te permite controlar manualmente las cuchillas y al mismo tiempo producir una velocidad de giro alta. Los procesadores de alimentos vienen en diferentes tamaños, dependiendo de lo que son sus necesidades de cocción. Hay varios tamaños, que van desde tazón mediano, grande y pequeña. Algunas marcas de procesadores de alimentos, incluso le permiten intercambiar tamaños de tazón en el mismo procesador. Se recomienda tener un procesador de alimentos con al menos un bol de tamaño compacto, aunque el grande es el más recomendable. Aunque cuesta un poco más, las ventajas de no tener que vaciar continuamente un recipiente y estar preparado para el tamaño de cualquier cocina superan el precio. Un tazón grande también te permite mezclar varios alimentos al mismo tiempo.

Por lo general, un procesador de alimentos con un tamaño de recipiente más grande también tiene un motor más potente para poder mantener el ritmo. Esto hace que sea más rápido y que la máquina dure más. Un tazón pequeño es conveniente para trabajos rápidos, como cortar una media taza de cebolla que pide una receta o moler las especias para añadir a una tarta de manzanas casero. Para elegir un procesador de alimentos compacto debes ir a una tienda especializada y preguntar a un profesional para que te diga cuál debes utilizar y te diga lo que tienen y para qué sirven.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 03/25/2013