Cómo funciona una brújula

Una gran mayoría de las personas occidentales conocen la brújula únicamente cuando necesitan ir de campamento o cuando de niños fueron Boy Scouts. El conocimiento de este artículo ocurre en una excursión al bosque o a algún lugar de la naturaleza. El propósito es mostrar que esta antigua pieza tecnológica es un medio efectivo de navegación. Una brújula en funcionamiento puede decir en cualquier momento donde está situada una persona sobre la tierra. Como resultado, es una herramienta esencial para cualquier persona que constantemente se encuentre al aire libre, inmersa dentro de la naturaleza.

Las brújulas constan de indicadores magnetizados. Estos indicadores están libres o mejor dicho, no están unidos. De tal manera, pueden moverse con libertad y alinearse con el campo magnético de la tierra. Esta característica es la forma en la que un compás determina la dirección.

El campo magnético de la tierra es un dipolo magnético o un circuito cerrado de corrientes eléctricas. Las cargas dentro del dipolo magnético fluyen en diferentes direcciones sobre la superficie de la tierra, o por así decirlo, hacia el norte o hacia el sur. Es ésta la función que le permite a la brújula distinguir la dirección.

El indicador magnético en un compás se mueve en la dirección de la corriente eléctrica de la tierra. Si la carga eléctrica de la tierra se mueve hacia el sur, el indicador de una brújula también “apuntará” hacia esa dirección. Es ésta la forma como una persona que usa una brújula conoce hacia dónde debe dirigirse en cualquier momento. Es una forma de navegar la tierra con relativa facilidad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 12/21/2012