Hay imanes que funciona a base de electricidad

El físico Hans Christian en el año de 1819 descubrió que se produce un efecto magnético cuando una corriente eléctrica pasa por un conducto, éste se puede detectar con la ayuda de una brújula. Basándose en este descubrimiento, en el año 1825, el norteamericano Joseph Henry, inventó el hoy conocido como “electroimán” que se refiere a un imán que funciona con corriente eléctrica.

Un electroimán, comparado con un imán permanente, ofrece la ventaja de poder controlar el campo magnético, manipulando la cantidad de corriente eléctrica que se transmite a través de él. El uso de los electroimanes se ha ido ampliando con el tiempo, se ha convertido en un componente indispensable en interruptores usados en embragues y frenos de automóviles. Dentro de la industria se han fabricado grandes electroimanes que forman parte de grúas como dispositivo para poder levantar pesadas cargas de acero y hierro. En países desarrollados donde se utilizan trenes de levitación magnética, tanto el tren como la pista donde se desplaza, cuentan con poderosos electroimanes con fuerza repulsiva que permite que los trenes floten sin tocar la pista.

De forma casera se pueden hacer electroimanes, enrollando un hilo de plata o cobre en un clavo, este hilo deberá estar recubierto por barniz protector o plástico. Una vez enrollado el hilo de cobre o plata, se descubren unos 3 cm. de cada extremo y se conectan a una pila, la pila hará circular energía eléctrica a través del hilo y el clavo se imantará, así podrá ser utilizado para levantar objetos pequeños de hierro y otros metales, el clavo se mantendrá imantado, mientras se encuentre conectado a la pila, en el momento de desconectarse perderá esta propiedad

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 12/21/2012