Como funciona una cremallera

La cremallera es uno de los inventos más simples pero a la vez útiles de la modernidad, sobretodo en la vida cotidiana. Piense en lo que lleva puesto y en todo lo que se utiliza. Probablemente su pantalon tiene un cierre de cremallera.

En este artículo vamos a examinar las distintas partes que componen una cremallera y vamos a ver cómo estos componentes se unen entre sí con tanta facilidad y seguridad. El sistema es muy ingenioso por su simplicidad.

Gancho y cuña

Las cremalleras sólo pueden hechas en las industrias modernas, pero que se construyen en base a herramientas que han estado por siglos presentes en la humanidad, como el gancho y la cuña.

Una cuña es sólo un objeto con una superficie inclinada. Si empujas una cuña hacia adelante contra otro objeto, este se moverá en forma perpendicular hacia la fuerza ejercida. En otras palabras, la fuerza ejercida por una cuña es siempre perpendicular a la dirección en la que la cuña se mueve y la inclinación de la superficie. Un tope de la puerta es un buen ejemplo de este principio: Cuando se empuja debajo de una puerta, se aplica una fuerza hacia arriba sobre la parte inferior de la puerta la que permite trabar ésta última. Un arado es otra cuña común – cuando se lo conduce hacia adelante, empuja la suciedad o la nieve a los lados. Un gancho, por otro lado, es una pieza curva que se puede utilizar para agarrar otra pieza. Los ganchos se han utilizado como dispositivos de sujeción por miles de años porque son simples y robusto en general.

Funcionamiento

La tira de una cremallera está compuesta por decenas de dientes, en cada uno de los cuales se combina un gancho y un hueco. La idea es que cada gancho calce en un hueco en la pista opuesta producido por dos ganchos. El mecanismo de enganche funciona con la cuña que es la corredera que generalmente movemos para “cerrar” la cremallera.

A medida que la corredera se mueve hacia arriba, las dos tiras de dientes se van introduciendo en un ángulo específico. A medida que las tiras se mueven a través de la corredera, los bordes inclinados de la cuña empujan cada tira en dirección de la otra, uniendo el gancho con el hoyo. Las tiras están desplazados una de otra, por lo que cada hueco calza en un gancho. Para que esto funcione correctamente, cada diente tiene que ser exactamente del mismo tamaño y forma, y todos ellos deben estar perfectamente posicionado en la pista, lo que sería casi imposible sin la tecnología de fabricación moderna.

En una cremallera bien hecha, el enganche forma una unión increíblemente segura – es muy difícil separar los dientes tirando de las dos tiras -. Sin embargo, la corredera puede separar fácilmente de los dientes, usando un simple arado en forma de cuña. Cuando la corredera se tira hacia abajo, la cuña empuja contra los bordes inclinados de los ganchos, pivotando cada diente fuera del diente debajo de ella.

Fuente: http://science.howstuffworks.com/innovation/everyday-innovations/zipper.htm

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 06/22/2012