Cómo hacer una obra de teatro de mimo

Cada persona tiene sus aficiones. A unos les gusta jugar a la consola, a otros hacer deporte, cantar, bailar y hay quien prefiere actuar. El mundo del espectáculo es muy entretenido, divertido y social, puesto que tratas con bastante gente que pierde la vergüenza para poder convertirse en otra persona en el escenario. Dentro de este ámbito hay varios tipos y maneras. Una de ellas es el teatro de mimo.

Para hacer una obra de teatro de mimo sólo necesitas un buen traje de mimo (camiseta de rayas blancas y negras, pantalones, zapatos y tirantes negros, un sombrerito negro también, guantes blancos y pintura para la cara), un escenario y público. Dependiendo del tipo de obra que quieras ofrecer, podrás hacerlo solo o en compañía. Si eliges en compañía necesitarás más actores. El escenario puede ser cualquier lugar: un salón, un parque, una tarima… Donde quieras interpretar la obra.

Para comenzar, es preciso sobre todo ser muy expresivo, poder cambiar de expresión facial sin problemas y hacerlo de manera graciosa. Estos cambios deberán ir acompañados de gestos con las manos que pueden interpretar desde un cristal invisible, al juego con una cuerda, también invisible. Hay que mantener la risa y crear historias divertidas, que hagan reír al público, cosas espontáneas y habituales, como esperar el autobús, estamparse con un cristal… Eso ya depende de la imaginación de cada uno.

En conclusión, hacer una obra de teatro de mimo es fácil pero a la vez requiere su esfuerzo y dedicación. Hay que saber hacer reír a la gente y saber mover y controlar el cuerpo de cada uno.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Artesania
Ultima modificación: 04/15/2013