Como utilizar un rodillo para pintar

El rodillo es una herramienta indispensable para pintar paredes, techos y grandes superficies. Mientras que al pintar con la brocha pudiera llevar un tiempo considerable en terminar estos espacios y teniendo que poner sumo cuidado para que el resultado sea el correcto, ya que las brochas por lo general suelen dejar marcas. El rodillo brinda la valiosa oportunidad de pintar de una manera eficiente rápida, e incluso permite ahorrar mucho más pintura que con una brocha.

Para elegir el mejor rodillo, es necesario saber el tipo de pared que será pintada, ya que cada tipo de pared necesita cierto tipo de material para poder pintar con mayor eficacia. Como información cabe destacar que, entre más rugosa sea la superficie a pintar, el rodillo deberá tener el pelo lo más largo posible, para que permita la fácil y rápida penetración entre los recovecos de la textura de la pared, es decir, si la superficie que pintarás tiene un acabado gotelé, es recomendable adquirir un rodillo de lana y otro tipo de rodillo de pelo muy largo, pero si la superficie es lisa bien puedes adquirir entonces un rodillo con pelo corto e incluso optar por un rodillo de espuma.

También hay que tener en consideración el tipo de pintura que será aplicada, ya que los rodillos de lana y de pelo largo sirven mejor para las pinturas vinílicas o acrílicas y los rodillos de pelo corto o de espuma son los más indicados para las pinturas de agua y plásticas.

A continuación te damos unos breves consejos para utilizar de manera óptima un rodillo:

- Si el rodillo ha sido comprado recientemente, quita los excesos y suciedad con una cinta adhesiva que pueda haber sobre el rodillo.
- Si vas a pintar con un rodillo por primera vez, procura primero impregnar la pintura con una brocha, ya que el rodillo podría tomar más pintura de la necesaria.
- Procura primero pintar los rincones y aristas con una brocha, ya que con los rodillos es muy difícil llegar a esas partes.
- Procura pintar de manera vertical y aplicando pintura del doble del ancho del rodillo, así hasta que termines la superficie en su totalidad, si lo consideras necesario, puedes aplicar una segunda capa, aplicando esta segunda capa de manera horizontal ya que garantizará una aplicación mucho más uniforme y evitará que queden marcas.
- Si vas a pintar paredes que sean altas, adquiere una extensión para el rodillo, ésta incluso te será de utilidad para aplicar pintura en el techo.
- Al momento de pintar, desliza el rodillo por la superficie, no hay necesidad de presionar.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Pintura
Ultima modificación: 08/21/2013