Cómo se conserva un textil

Un textil necesita una humedad no superior a 60% y poca luz: unos 350 lux para piezas sanas y unos 50 lux para piezas dañadas. Hay que procurar eliminar los rasos ultravioletas, que son los que más deterioran un textil. La temperatura debería estar entre 10-20 grados Celsius. Es recomendable no pegar un textil, pues todavía no se encuentra un pegamento ideal. En la Abegg-Stiftung vi un muestrario antiguo, donde las muestras estaban pegadas y no habían perdido su colorido ni textura, pero no se sabía de que pegamento se trataba. Hay centros de restauración que pegan el textil, pero yo lo considero riesgoso y creo que es preferible coser un tajo, si es necesario.

Si hay un hoyo, se debe poner un género parecido, pero un poco más grande. La nueva pieza se ubica debajo del hoyo, luego se afirma al género original mediante algunas puntadas con hilo de seda. Las agujas médicas facilitan el trabajo debido a su forma y por ser delgadas- no dejan agujeros en el género. En la exposición del M useo no se exhibe un traje o uniforme más de tres meses, después de los cuales se recomienda guardarlo acostado, de modo que las fibras estén libres de tensión por 3-6 meses antes de volver a mostrarlo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tela
Ultima modificación: 06/22/2012