Cómo hacer un inventario de mercancías

Confeccionar un inventario de los bienes disponibles a la venta, así como los productos semi-elaborados y materias primas almacenadas, es una de las labores que toda empresa debe realizar para controlar su activo circulante. Otros bienes inmovilizados, como los edificios y maquinaria, completan las propiedades de la empresa, pero el adecuado control de los productos es fundamental para mantener actualizado su valor y evitar robos o pérdidas.

El inventario consiste en contabilizar cada una de las categorías o referencias del stock o producción. Para ello se acude a dos sistemas tradicionales: el inventario periódico y el permanente. El primero de ellos consiste en contabilizar todos los elementos existentes uno por uno, de forma minuciosa, por lo que exige muchos recursos y tiempo. Generalmente se desarrolla de forma anual. El segundo sistema se aplica en empresas donde es posible realizar el inventario todos los días, debido al número limitado de elementos. Sin embargo, debido a la aplicación de novedosos sistemas informáticos, es posible mantener actualizados los inventarios de fondos y controlar tanto la entrada como salida de los almacenes prácticamente en tiempo real.

Es innegable que un inventario periódico y preciso es fundamental poder establecer el número de bienes y mantenerlo actualizado, porque de la fluctuación de su valor depende el balance de ganancias o pérdidas. Sólo controlando los elementos que almacenamos en la empresa seremos capaces de detectar extravíos o sustracciones, así como solucionar eventuales problemas que podrían derivarse de ello, como aceptar el pedido de un producto que ya no se encuentra en nuestro poder.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 12/21/2012