Pasos para patentar una tecnología innovadora

Para sacarle el mayor potencial y beneficio a nuestra idea, lo ideal es cerciorarnos primero si existe alguna patente con características similares a nuestro producto o diseño. Podemos acudir para ello a cualquier oficina de Patentes y Marcas. En caso afirmativo, deberemos ponernos en contacto con el propietario de la patente antes de realizar otras gestiones y pedirle permiso o llegar a un acuerdo económico con él.

En caso negativo o tras el acuerdo con el propietario, deberemos presentar una solicitud para patentar la tecnología. Debe contener dibujos, documentación, descripciones y resúmenes de la forma en que se produce su funcionamiento. En este caso, la fecha de presentación de la solicitud determinará el inicio del período de prioridad hasta la resolución del expediente. Antes de la concesión de la patente se realizan dos exámenes que analizan la documentación formal y otro técnico que comprobará que la tecnología no incurre en prohibiciones o es similar a otras patentes ya concedidas. Si no es novedosa, la patente no se concederá. En caso de que el resultado sea favorable, podemos solicitar el Informe sobre el Estado de la Técnica, que establece el nivel de novedad de la patente, fundamental a la hora de negociar con las empresas.

El paso siguiente de cara a publicitar nuestra patente, es publicarla en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI) antes de que pasen dieciocho meses desde la fecha de presentación de la solicitud inicial. De este modo contaremos con dos meses en los que pueden presentarse alegaciones y dos meses adicionales para subsanarlas.

La patente concedida una vez superadas todas las fases del proceso tiene una duración de veinte años desde la fecha de la solicitud inicial.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 01/14/2013