Cómo calcular el valor de un terreno

 

En el caso de que nos encontremos en el proceso de iniciar la venta o adquisición de una propiedad y desconozcamos el valor de dicho terreno, contamos con varias opciones para obtener un precio orientativo y adecuado a sus características, de forma que podamos realizar un buen negocio con la seguridad de que el precio de venta o compra sea ajustado.

Si se trata de una propiedad cercana a otras que hayan sido objeto de transacciones recientes, podemos acudir al registro de la propiedad para conocer su valor. En caso de que las dimensiones sean distintas, calcularemos el precio de cada metro cuadrado y multiplicaremos por la superficie total del que terreno que deseamos valorar. Recordaremos, sin embargo, que los lotes de distinto tamaño pueden tener precios por metro cuadrado distintos, al bajar el precio en grandes extensiones. Es indispensable que sepamos la clasificación del terreno y las posibilidades reales de edificación en el mismo. Evidentemente, un terreno rústico, una zona de baja urbanización o usos industriales o una zona residencial no pueden valorarse con el mismo precio por metro cuadrado.

Los expertos establecen que el precio adecuado para una zona edificable debe ser en torno al quince por ciento del coste total de ejecución de las viviendas proyectadas, incluyendo los gastos relativos a arquitecto, edificación, permisos, saneamientos… Un coste inferior a dicho porcentaje debe interpretarse como una posibilidad de obtener beneficios.

En cambio, si se trata de una finca rústica, cuyo valor está ligado a actividades productivas, la forma de realizar la valoración se deriva de considerar el rendimiento que produce. En este caso, la mejor fuente de asesoramiento puede consistir en acudir a cooperativas agrícolas e instituciones públicas, donde se ofrece información para calcularlo en función de diferentes baremos.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Empresas
Ultima modificación: 01/14/2013