Los tipos de metas personales

Durante el transcurso de nuestras vidas muchas veces sentimos que existen aspectos que quisiéramos desarrollar o quizás modificar hacia algo positivo, y generalmente la estrategia que tomamos es la de crear planes, como mapas de ruta que nos llevarán directo a nuestros objetivos deseados.

Al crear estas metas fijamos en nuestra mente esa imagen de lo que queremos para nosotros, de como nos vemos ya viviendo eso que anhelamos que puede ser cualquier cosa en nuestras vidas, como los estudios, la salud, la economía personal, etc.

Las metas económicas, son una de las más anheladas por las personas, quienes generalmente buscan formas de ganar mucho dinero en poco tiempo, muchas veces por medio de la lotería o soñando en una gran herencia, las cuales no son metas muy realistas. Pero existen maneras de planear un incremento económico gradual y alcanzable, como el de fijar el monto que se desea ganar y una fecha estimada en la que cree que podrá conseguirlo, esto se puede hacer mediante ahorros, inversiones en buenos negocios o conseguir un empleo con mejor paga.

Las metas con respecto a la salud, suelen abarcar aspectos del tipo de dieta, el peso o el estado físico en general, o un tratamiento específico si es que se tiene alguna enfermedad de la quiera curarse. Para esto se deben crear rutinas personalizadas para lo que desea mejorar, por ejemplo en el caso de desear bajar de peso, marcarse una meta inicial de bajar 2 kilogramos en cierta cantidad de tiempo y agregándole actividad física diaria.

También existen las metas espirituales, que mucho tienen que ver con explorar otros sistemas de creencias, filosofías o estilos de vida que incluyan cambios que puedan llevar a la persona a una vida más armoniosa consigo y con la naturaleza, aprendiendo a meditar, practicando yoga o tai chi, entre otras disciplinas.

Otras metas pueden ser las de desarrollar o mejorar ciertas habilidades que uno pueda tener, como en la música, la cocina, la pintura, mecánica, etc. También el convertir los malos hábitos en buenos, puede ser una meta base que está muy ligada al logro de la consecución de las otras metas más grandes, pues si los pequeños hábitos no cambian, será muy difícil seguir el mapa de ruta trazado; esta es una muy buena forma de entrenar la fuerza de voluntad y la proactividad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 05/08/2013