Cómo invitar a salir a una chica

Las películas nos han hecho pensar que una salida con una chica que nos gusta siempre debe ser acordada con nervios y torpemente: el interesado suele acercarse hasta ella y pronuncia una invitación robótica y frívola, gira sobre sus talones, media vuelta y hasta pronto, por la noche nos vemos. Pero no es así como debes invitar a una chica a salir. Hay formas de expresarse que escapan de este modelo inservible.

Para invitar a salir a una chica debes tener coraje y un buen plan. Aunque no la conozcas, puede que sepas cuáles son sus intereses. Si no la conoces bien, piensa en un plan que no resulte un callejón sin salida. Por ejemplo, para invitarla a un concierto de rock debes estar seguro de que le gusta ese estilo de música, y antes de acompañarla a ver a un conjunto pop o un cantante de baladas, piénsalo dos veces. Un buen plan para una buena salida es aquel que les permita conocerse: lo que buscas en la primera salida es entrar en confianza con ella, no pedirás su mano para casarse (a menos que seas una persona muy ansiosa).

Consejos

  • Además entra en juego un condimento importante que es la posibilidad de estar ustedes dos a solas. Buscar intimidad a toda costa tampoco debe preocuparte demasiado si no sientes que vaya a resultar natural.
  •  Evita aferrarte a un plan como a una tabla en el mar, pues todo puede cambiar y lo mejor es estar preparado. Buscar un plan íntimo para dos o rodearse de más personas son las dos opciones.
  • Aunque pueda surgir el plan de hacer algo con parejas amigas, intenta mantenerlo más relajado. No es mala idea ir a un lugar con cierta concurrencia para no sentir que lo buena o mala que resulte la cita sea exclusiva responsabilidad tuya, pero si tiene un poco más de coraje como para organizar una cena romántica y jugar todas tus fichas en el momento puede valerte un gran premio.
  • Otra opción que puedes considerar es arreglar la cita durante el día. Parecería, también por causa de las películas, que el único momento para las citas es la noche, pero una buena salida puede ocurrir a plena luz del día sin que ninguna mujer del planeta te condene antes de experimentarlo. 
  • Un picnic junto al río o una tarde en el parque pueden ser una alternativa válida que disfrutarán y les permitirá relajarse sin esos silencios incómodos que tiene el estar sentado uno frente al otro sin saber qué decir.

Invítala a salir; cuando tengas el sí, el partido es tuyo.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Vida social
Ultima modificación: 08/05/2012