Cómo reciclar en los contenedores de Barcelona

Poco a poco, la concienciación social ha hecho del reciclaje una actividad cotidiana para muchas personas, tanto en el área metropolitana de Barcelona como en otros lugares de la geografía peninsular. El proceso de reciclaje permite que diversos materiales sean apartados del proceso habitual de eliminación de residuos para reintegrarlos a los procesos de fabricación, recuperando una nueva vida útil y reduciendo, por tanto, el impacto ecológico de su uso.

Es por ello que la partcipación ciudadana es vital para que se produzca una adecuada recogida selectiva de los envases en cada uno de los contenedores específicos y adecuados para ello. En las calles de la ciudad condal podemos encontrar cinco tipos de contenedores, cada uno de ellos destinado a un tipo concreto de elementos. Son amarillos, verdes, azules, marrones y grises. Cada color identifica el tipo de residuos que debemos depositar en su interior, por lo que es conveniente que conozcamos el significado de este código.

El contenedor amarillo es el indicado para depositar envases de plático, tetrabriks y latas. No debemos tirar dentro de ellos juguetes, mangueras, tubos, cintas de vídeo o Cd y envases de sustancias peligrosas. Estos elementos, a pesar de contener plástico o metal, deben ser llevados a los puntos verdes de la ciudad, donde se procesarán de forma adecuada.

El contenedor verde es el que debemos usar para tirar los objetos de cristal, que una vez limpios y fundidos de nuevo servirán para crear nuevos recipientes. No es conveniente introducir espejos, cerámica o bombillas y fluorescentes, que deben ser llevados a los puntos verdes.

En el contenedor azul se depositarán el papel y cartón, todo ello limpio. Los contenedores marrón y gris sirven para albergar los residuos orgánicos y los desechos respectivamente, siendo estos últimos aquellos residuos y contenedores que no se han recogido de forma selectiva.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cívico
Ultima modificación: 01/14/2013