Cómo reciclar electrodomésticos viejos

Cada español genera más de quince kilos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos por persona y año. Estos aparatos no pueden ser tirados a cualquier contenedor de basura porque contienen elementos contaminantes peligrosos que deben ser separados de la basura normal y porque muchos de sus componentes pueden ser reciclados si se tratan adecuadamente.

Desde hace unos años, es obligatorio que los fabricantes de electrodomésticos gestionen el reciclaje de sus productos por los cauces adecuados. Al adquirir un nuevo electrodoméstico, pagamos un canon para que el aparato sea retirado de nuestra vivienda y su reciclaje sea gestionado de forma responsable.

No lleves tus electrodomésticos viejos a un chatarrero ni los dejes en la calle junto a un contenedor porque de este modo no serán tratados debidamente.

Además, hay empresas que se dedican a recoger electrodomésticos viejos a domicilio, como la Asociación Española de Recuperadores de la Economía Social y Solidaria (AERESS). Esta asociación recolecta y clasifica los elementos, recupera los reutilizables y recicla los que no lo son. Los electrodomésticos reutilizables pueden ser vendidos o donados.

Puedes llevar tus electrodomésticos viejos al Punto Limpio más cercano. Un Punto Limpio es un espacio abierto, público y de uso gratuito para los ciudadanos, gestionado por un ayuntamiento, en el que hay distintos contenedores específicos para cada tipo de residuo. Suelen estar a las afueras de las ciudades. En algunos lugares también se colocan puntos limpios móviles para acercar este servicio a los ciudadanos. Si llevamos nuestros electrodomésticos a un Punto Limpio, sabremos con garantías que serán tratados y reciclados adecuadamente.

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012