Como escribir sin faltas de ortografía

Las reglas ortográficas son las normas que regulan la escritura de una lengua. El lenguaje escrito existe hace alrededor de 5.000 años. Se estima que antes de sistematizar por escrito su lenguaje, los hombres habitaron el planeta durante unos 195.000 años. Las primeras lenguas no daban importancia a lo que hoy llamamos reglas ortográficas, de hecho ni siquiera contaban con  tales reglas ya que la comunicación se daba dentro de grupos humanos pequeños, muchas veces algunas decenas de personas solamente. La aparición de la ortografía encuentra fundamento en la necesidad de sistematizar el conocimiento una vez que los lenguajes comenzaron a extenderse -y fundamentalmente a escribirse- para que todos los hablantes de la misma lengua puedan comunicarse sin inconvenientes que podían ser evitados con sólo determinar pautas básicas.

En estos tiempos de cibertecnologías, hay para quienes las faltas ortográficas pronto dejarán de tener relevancia, ya que el incumplir algunas de las reglas ortográficas no impide que un mensaje llegue a sus destinatarios sin complicaciones. Escribir una palabra como “vidrio” con /b/, “bidrio”, o utilizar la /k/por la /q/ no representa mayor obstáculo para su comprensión, por lo cual la ortografía sería una exigencia estética de la escritura pero que no obsta a la transmisión de un mensaje. Sin embargo, en otros casos, por ejemplo en lo que se refiere a puntuación y acentuación, las complicaciones son muy factibles.

Escribir nuestro idioma correctamente dice mucho de quien escribe, y si escribes mal la impresión que causes no será buena. Por eso para escribir sin faltas de ortografía, no importa que el español sea el idioma que has hablado desde niño, debes dedicarte a conocer las reglas ortográficas como si estuvieras estudiado otro idioma. Si nunca has estudiado otro idioma, ten en cuenta que la ortografía y la gramática serán elementos esenciales de tu aprendizaje.

Existen varias recetas, ninguna infalible, para escribir sin faltas de ortografía. La más recomendable es tomar el hábito de la lectura. El leer es un ejercicio de ortografía permanente e inconsciente que te proporcionará un inmediato beneficio, que es el ir adquiriendo palabras conforme avanzas. En muchas ocasiones se presenta la duda acerca del modo correcto de escribir una palabra; seguramente si antes alguna vez has visto escrita esa palabra, el recuerdo vendrá a tu mente. Cuando no, el diccionario será siempre una herramienta útil cuando tengas dudas acerca de la forma correcta de escribir una palabra.

Proponte dedicar cada día media hora a la lectura, no importa lo que sea en la medida que sea un texto escrito coherentemente. Diariamente además de aprender centenas de palabras nuevas, tu cerebro acumulará señales que indican cómo se utilizan los signos de puntuación, en qué casos son necesarias las mayúsculas, cuándo marca un acento con tilde y cuándo no; cómo se escriben los números, o cómo deberías separar una palabra al terminar el renglón. Si encuentras una oración o palabra muy útil, márcala, si puedes recórtala o escríbela y conserva todas ellas en una carpeta o un cuaderno. Sin notarlo, tu material de apoyo comenzará a crecer y tendrás una fuente de consulta con la que evacuar inquietudes.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/04/2012