Juegos de decisiones y consecuencias para preescolar

Los niños deben comenzar a familiarizarse con la toma de decisiones desde temprana edad. Deben saber qué consecuencias tienen sus actos, y que siempre las tienen. Los niños que practican la toma de decisiones tendrán un mejor juicio y criterio para su vida adulta y serán menos propensos a ser influenciados por otros niños.

Para ejercitar esto, se puede simular una tienda en el salón de clases. Adecuando una caja de cartón a manera de caja registradora y llevar juguetes o frutas de plástico y ordenarlos de manera que parezca que están en una tienda. Se le da a cada niño únicamente dos monedas. Y cada moneda podrá comprar un solo producto. Esto desarrollara su discernimiento y les ayudará a pensar las consecuencias de comprar una u otra cosa.

Se pueden formular escenarios para presentarlos a los niños y que ellos consideren cuál posibilidad es la mejor. Por ejemplo, se les puede decir: “¿Qué hacen si en el jardín encuentran un juguete tirado y nadie lo recoge?”, después se les da a escoger entre dos posibilidades y se les pide que digan cuál es la correcta levantando su mano. El niño que obtenga más respuestas correctas es premiado con una estrellita o estampa. También puede alterarse un poco este ejercicio al escribir en el pizarrón diferentes escenarios que los involucren y que ellos decidan qué es lo mejor, por decir: “Si veo que un adulto le pega a un perro en la calle me siento…” y ahí deben elegir si eso los hace sentir tristes o felices, pueden dibujar la cara feliz o triste o darles caritas prediseñadas que ellos puedan pegar en el pizarrón. Al final nuevamente el que haya acertado mejor es recompensado.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/31/2012