Cómo evitar que el mal genio te domine

¿Mal humor? ¿Mala cara? ¿Malas palabras? ¿Una combinación de las tres? El mal genio aparece en nuestros días como una gripe fulminante. La diferencia es que no existen medicamentos que puedas comprar en la farmacia para controlarlo. El mal genio afecta tus relaciones de amistad, destruye relaciones de pareja, genera malestares familiares y discordia en los negocios.

El mal genio depende exclusivamente de cómo manejes tu personalidad y cuánto te conozcas. Si sabes qué cosas te ponen de mal humor y cuáles te alegran darás un gran paso hacia la derrota del mal genio. La inteligencia emocional tiene mucho que enseñarte. La inteligencia emocional es la habilidad de comprender y utilizar tus sentimientos para ir bien por la vida. Las personas que aprenden las habilidades que se relacionan con la inteligencia emocional manejan mejor su mal genio.

Los sentimientos son necesarios para una vida saludable, proveen de señales que contienen información valiosa para ti. Los sentimientos deben experimentarse, explorarse, comprenderse. Algunas personas huyen de sus malos sentimientos y no consiguen despegarse de ellos. Ningún sentimiento es malo por sí mismo, sino que es malo aquello que haces con él Lastimarte o lastimar a otras personas con tus acciones no tiene sentido.

Debes aprender de tus sentimientos. Observando tus sentimientos aprenderás mucho de ti. Analízate como si analizaras a un extraño, pero sin juzgarte negativamente. Sólo observa lo que dices o haces como si fueras tú mismo quien lo dice o hace. En la práctica, estudia también a otras personas que a tu modo de ver tengan mal genio y no pueden evitar ser dominados por este. Decide si quieres sufrir como ellos. En esos momentos esas personas -y tú cuando te encuentras en el estado que describimos- no pueden evitar salirse de sus casillas, ¿no es así? Esto demuestra que lo que no pueden conseguir en esos momentos de furia es controlarse. Y no tener poder de autocontrol es un riesgo potencial en todos los aspectos de tu vida.

Todo lo que hay en el universo es energía en movimiento. Los sentimientos también y como tales pueden ser transformados. Aprender a disminuir la tensión emocional de los momentos de mal genio es un entrenamiento que debes darle a tu cerebro. No te entregues a sus designios, pues claramente sientes dentro de ti la capacidad de rebelarte. Si no lo intentas serás una víctima de estos sentimientos que te dominan por siempre. La armonía que ha sido atacada y violentada puede volver y transformar momentos de tensión negativa con sólo conseguir verse desde afuera.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 07/03/2012