Cómo motivar a los estudiantes pasivos y conflictivos

Motivar a las personas es una tarea que requiere inteligencia y creatividad, sobre todo cuando se trata de un aula de clases, ya que dentro de ella se encontrarán personas muy diferentes a las que es necesario conocer profundamente para ayudarles a lograr los objetivos planteados para el curso.

Algunos alumnos serán listos y participativos, mientras que otros pasivos y conflictivos, para lograr la motivación de todos, el docente deberá identificar las situaciones que resulten anormales, familiarizándose con el grupo. Aquéllos que requieran una enseñanza más profunda o un abordaje diferente, se les brindará mayor apoyo. Mas allá de conocer sus diferencias, es necesario crear un vinculo con ellos, conocer sus actividades y saber cuál es la mejor manera para facilitarle el aprendizaje; a algunos alumnos se les facilita el aprendizaje visual, a otros auditivo y a otros kinestésico. Los alumnos que se clasifican en el último grupo serán los que necesiten mayor apoyo, ya que la manera en cómo se les facilita aprender es mediante movimientos y el tacto.

La didáctica dice que los conceptos deben impartirse con relación a una aplicación en la realidad. El alumno deberá involucrarse para crear este conocimiento, de esta manera se sentirá motivado al saber que es él quien crea los conceptos y no sólo el que los aprende.

El profesor motivará a los estudiantes pasivos mediante temas que se ajusten a los gustos e intereses del alumno, además les asignará tareas especiales que se destaquen de las del resto del alumnado, con el fin de hacerlos sentir una pieza importante dentro del grupo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 04/08/2013