Diferencia entre escucha pasiva y escucha activa.

Hay una gran diferencia entre oír y escuchar. Y sólo podemos creer lo que escuchamos si la persona que lo dice está convencida de ello. Y esto sólo ocurre cuando todo nuestro ser, en cuerpo, mente y emoción está dedicado a transmitir dicho mensaje.

El lenguaje corporal juega un rol fundamental en las diferencias entre la escucha pasiva y activa. En la escucha activa, nuestra postura es firme, somos atentos, receptivos, tenemos nuestros sentidos dirigidos a quien habla. Por el contario en la escucha pasiva nuestra atención se ve disminuida por no tener contacto visual con quien elabora el mensaje, parecemos aburridos, y nuestros aspectos físicos no señalan que haya atención por parte nuestra hacia quien emite el mensaje.

Nuestra atención en la escucha activa está dirigida a nuestro compañero de diálogo, y en la pasiva está puesta sobre nuestras propias emociones y pensamientos. Por ello en la escucha activa podemos aceptar las ideas y puntos de vista del otro mientras que en la pasiva nos negamos a hacerlo. Nuestra empatía en la escucha activa se da de acuerdo a los planteamientos que el otro emite mientras que en la pasiva tendemos a despreciar los sentimientos.

En la escucha activa es común el entablar un diálogo mediante preguntas que nos permiten indagar acerca del contenido del mensaje y estamos dispuestos a que se amplíe la información emitida, por el contrario en la pasiva sólo nos conformamos con lo que oímos sin tener interés en conocer más, formamos nuestra propia opinión y no nos importa si ésta corresponde al concepto del mensaje que ha sido emitido.

En la conversación activa generalmente añadimos nuestro propio punto de vista respecto a lo que hemos escuchado de manera consiente y en concordancia con el que ha emitido el mensaje; en la escucha pasiva eso no sucede.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 07/31/2012