Trucos para salir airoso de situaciones embarazosas

Justo después de un momento embarazoso lo que sentimos es mortificación, como si la humillación fuera a durar para siempre. Las situaciones embarazosas afectan a algunos de nosotros más que a otros pero a nadie le gusta experimentar los sentimientos que provienen de un momento embarazoso. Aprende cómo controlar eso y seguir adelante.

Recuerda que a todo mundo le sucede. De vez en cuando alguien hace algo que lo pone en una circunstancia embarazosa. A todos nos pasa y todos podemos superarlo.

Coloca tu atención en los momentos embarazosas de alguien más para desviar la atención hacia esa persona. Hasta puedes reír un poco pensando en aquellos momentos que has presenciado.

Admite lo que has hecho, pide disculpas si has ofendido o afectado negativamente a alguien en una situación embarazosa. Conservar dicha experiencia durante mucho tiempo en tu memoria tan sólo te hará sentir peor.

Ríete de ti mismo. Cuando te encuentras en una situación embarazosa, las demás personas pueden sentirse tan incómodas como tú. Si tú eres capaz de reírte, otros también lo harán y eso minimizará la atención que el evento puede generar.

Analiza en tu pensamiento lo que acaba de suceder y piensa en una manera para evitarlo si es que pudiera suceder de nuevo. Si se trató de un accidente o casualidad, no hay necesidad de que te preocupes tanto por ello. Si se trató de algo que podías controlar, por ejemplo, si por alguna razón, llevaste tu pie hasta tu boca, piensa en lo que puedes aprender de esa situación y evita que suceda de nuevo posteriormente.

Vive y aprende. Tenlo presente cuando observes alguna experiencia impredecible en la vida de alguien.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 03/01/2013