Cómo vivir una vida de contentamiento: 7 Consejos Cristianos

 

Confiar en Dios. Confiar en que Dios tiene un plan y una razón para todo (Romanos 8:28). Aún si no vemos la razón o entendemos la forma en la que él trabaja, aún así, Dios tiene un plan. Cuando intentamos forzar a Dios en nuestros planes, entonces nos sentiremos frustrados y nos hará falta el contentamiento.

Aceptar las provisiones de Dios. En Filipenses 4:11 y 12 Pablo dice que él aprendió a estar contento con las cosas que Dios le proporcionaba. La Biblia en ningún lado dice que para ser un buen cristiano hay que sufrir físicamente y tener una gran pobreza. Sin embargo, para ser un gran cristiano hay que estar dispuesto a ello si es que Dios lo pide. Pablo dijo que él estaba contento con los altibajos que él vio en el ministerio porque sabía que Dios proveería.

El contentamiento puede aprenderse. Cuando uno se da cuenta que el contentamiento puede aprenderse, uno se siente bien en el camino para experimentar el contentamiento que Dios tiene para nosotros. Pablo dijo que él aprendió a estar contento. No dijo que él siempre lo haya sido, sino que fue algo que aprendió.

Servir a los demás. La Biblia con frecuencia habla de servir a los demás. Cuando hacemos esto dejamos de enfocarnos en nuestros propios problemas y necesidades y comenzamos a cumplir las necesidades de otros. Cuando uno sirve a otros se obtendrá un gran contentamiento.

El contentamiento no se halla en las cosas. Muchas veces creemos que si tuviéramos un poco más de las cosas que deseamos estaríamos contentos. Pero el contentamiento no depende de lo que tengamos sino de una actitud. El contentamiento no se determina por las cosas que tenemos. El contentamiento proviene de creer en Dios por lo que tenemos y pedir su ayuda para que podamos hacer más en el futuro con lo que él nos otorga.

Actitud. El contentamiento es una actitud que se tiene. Pablo le dijo a Timoteo en 1 Timoteo 6:6-10 que el contentamiento es algo completamente separado del deseo de tener más dinero. De hecho, amar a las cosas y desear ser rico nos conducirá lejos de una actitud de contentamiento.

El contentamiento en la salvación. Los hebreos 13:5 y 6 nos recuerdan que tenemos un salvador que nos sostiene siempre. No sólo dice que nos proporcionará protección y contentamiento en los buenos tiempos, sino siempre:
5 Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho:

NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE,
6 de manera que decimos confiadamente:
EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE.
¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE?

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 03/12/2013