Cómo actuar en caso de vuelco de un coche

Cuando se producen accidentes de tránsito con consecuencias de un coche volcado, la forma en que se debe actuar frente a esta situación requiere de cuidados especiales. Gran parte de las lesiones graves a causa de vuelcos no se producen como consecuencia directa del vuelco en sí, sino en el momento en que las personas quieren salir rápidamente del vehículo o cuando terceros actores que acuden a asistir a las víctimas las mueven de una manera que les terminan provocando lesiones. Veamos cómo actuar en caso de vuelco de un coche, cuáles son las acciones que debemos realizar y qué no debemos hacer para salir de la situación de la mejor forma posible.

Abandonar el coche de manera inadecuada es la primera causa de lesiones corporales, pero seguramente en el momento en que las personas tienen un accidente con consecuencia de vuelco, no pensemos en lo que nos puede pasar si nos movemos de cierta manera para salir del vehículo. He aquí la primer sugerencia, mantener la calma y no desesperar aunque sabemos que no se para nada fácil lograrlo con el coche con las ruedas hacia arriba y con el asiento apretándonos sin dejarnos mover. Los nervios pueden ser nuestros mayores enemigos y pueden llevarnos a tomar decisiones erróneas y no pensar claramente. Muchas veces tenemos lesiones que no podemos percibir y un movimiento en falso puede llevar a empeorarlas.

El segundo consejo es hacerle caso a nuestros sentidos y tratar de percibir mediante la vista o el olfato si el coche no tiene alguna pérdida de combustible que puede ser el único peligro real. Si esto no sucede, pues lo más aconsejable es esperar a que llegue ayuda para que nos asista para salir del coche, seguramente desde afuera se vean las cosas más claramente y si podemos esperar la llegada de un paramédico pues mejor aún. Otra sugerencia en los casos en que nos decidamos a abandonar el coche por nuestros propios medios viendo que exista peligro de incendio o explosión, es verificar en qué estado estamos con el cinturón de seguridad, no sea caso que al soltarnos caigamos bruscamente lesionando nuestra cabeza, cuello o cualquier otra parte del cuerpo que impacte contra el piso o los hierros del coche. Finalmente, cuando salgamos del vehículo hagámoslo con calma de manera de no terminar en el medio de la carretera y ser atropellados o hacia el otro lado cayendo en algún desnivel o barranco.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Autos
Ultima modificación: 07/17/2012