Cómo conducir con viento

Podríamos decir que el viento es uno de los factores climáticos más impredecibles y como tal se comporta, lo que hace que en muchas ocasiones el manejo en estas condiciones si las ráfagas son muy fuertes, se haga un poco más difícil que con un clima normal. Para evitar encontrarse con esta situación en las carreteras o autopistas sin tener una idea de las precauciones que se pueden tomar, es que les dejaremos algunas sugerencias que seguramente serán muy útiles llegado el momento.

Una primera sugerencia es mantener el volante siempre bien agarrado, ya que como mencionamos al ser tan difícil de predecir, las ráfagas pueden presentarse en cualquier instante y mover el coche de manera brusca perdiendo el control del mismo. Un buen consejo es mirar las ramas o copas de los árboles que puedan haber en las márgenes del camino y que nos pueden anunciar este fenómeno y la intensidad con que sopla. Por otro lado, el tiempo de reacción cuando la velocidad es muy alta es menor por lo que también es aconsejable reducir la marcha cuando notamos que el viento nos comienza a mover el coche.

La fuerza del viento puede actuar en contra de nuestro desplazamiento cuando lo tenemos de frente, por lo que es buena idea intentar contrarrestarlo con rebajes en la caja de velocidades cuando vamos a realizar una maniobra lo que nos permitirá mayor fuerza y velocidad para la maniobra. Esto nos puede servir en los adelantamientos, teniendo en cuenta además que cuando vamos detrás de un vehículo de mayor tamaño éste nos puede ir haciendo una especie de túnel donde no nos toca el viento de frente. Cuando sobresalimos para adelantar, la fuerza de éste nos puede bajar bruscamente la velocidad y desestabilizar el coche poniendo en riesgo nuestro bienestar y el de los demás. Atentos e estas sugerencias, podremos tener un manejo defensivo que nos dará tranquilidad suficiente para viajar disfrutando.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Autos
Ultima modificación: 07/17/2012