Cómo cortarse las uñas

A pesar de que parezca algo tan fácil, como todo en este mundo tiene la ley que garantiza su perfecto funcionamiento, el cortado de las uñas no es la excepción. Si bien la idea general es mantener las uñas cortas, hacerlo incorrectamente puede generar desde debilitamiento o escamado de su superficie hasta molestas uñas encarnadas. Por eso, lo recomendable es seguir estas claves.

Siempre debes remojar en agua tibia las uñas a cortar por, al menos, unos diez o quince minutos para que las capas que conforman la uña se ablanden y puedan hacer el corte sin dañarlas. Por esto lo ideal es adquirir el hábito de cortar luego de la ducha.

Una vez secas, ya puedes tomar un alicate o elemento cortante recto y proceder a realizar el corte. Hazlo siguiendo la línea blanco del nacimiento de la uña, en la altura a la que queda libre y no sujeta al dedo y crecerán más fuertes. El modo de realizar el corte es en tres partes, acordes a la curvatura natural de la uña, empezando por cada uno de las lado y dando el corte final en el centro.

Principalmente las uñas del pie siempre deben ser cortadas de modo recto ya que la curvatura a los lados facilitaría que ésta se introduzca en la piel, generando una molesta uña encarnada.

Una vez que hayas finalizado este proceso, limpia nuevamente y deja secar completamente tus uñas. Una vez que hayan recobrado su fortaleza puedes limarlas. Recuerda utilizar algún bálsamo reparador para finalizar el proceso de cortado de uñas así, no sólo lucirán cortas sino también bellas y sanas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012