Cómo cuidar la piel en las zonas delicadas

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano, constituye una barrera a agentes externos, contiene los receptores de las sensaciones y regula la temperatura corporal. Tiene 3 capas: la epidermis, la dermis que contiene los folículos pilosos que es en donde se producen los pelos; y la última capa es la hipodermis.

Las zonas delicadas del cuerpo son varias, por lo que hay que reconocerlas para saber que cuidados debemos tener en estas zonas, y evitar que sufran tantos efectos secundarios por las cosas que hacemos, que usamos o el mismo ambiente en el que normalmente pasamos.

El cutis, es una de las zonas más susceptibles, ya que constantemente está expuesta a diversas situaciones que la maltratan, la exposición a los rayos solares es una de ellas, el cambio de clima, algunos medicamentos y productos de belleza, son otros factores por los que se ve afectada.

Para cuidarla y mantenerla en el mejor estado posible es imprescindible, primero, reconocer el tipo de cutis, luego utilizar solo productos que sean para este tipo de cutis. Siempre utilizar cremas hidratantes, principalmente en los pómulos y nariz, que suelen fácilmente enrojecerse.

Aunque se encuentran en el cutis, es mejor mencionarlos por separado, los labios, otra parte sensible y delicada del cuerpo, suelen agrietarse, por lo que se recomienda utilizar un labial con protector solar.

Otra zona delicada son las axilas, dentro de los cuidados que se deben tener: mantener estas zonas con la mayor ventilación posible, para esto se debe evitar utilizar ropa muy ajustada. También se recomienda utilizar un desodorante que no contenga alcohol, ni perfumes. Seleccionar el mejor método de depilación, que no irrite ni enrojezca la piel.

Las manos es otra zona sumamente delicada, ya que son las que más se utilizan en las diferentes actividades diarias, por eso es ideal mantenerlas siempre hidratadas, con una crema especial para manos, cubrirlas con guantes al momento de realizar tareas en las que se van a utilizar productos abrasivos, exfoliarlas por las noches, esto hará que nuestras manos luzcan bien y se sientas tersas.

El escote también requiere de sus cuidados, ya que se encuentra expuesto a los rayos solares y otros factores que lo enrojecen, para evitar esto lo primero es utilizar una crema hidratante, luego es importante mantener la firmeza, sobre todo para las personas mayores de cuarenta años, se recomienda siempre mantener una postura erguida y recta, y, realizar ejercicios sencillos que ayuden a que el escote se fortalezca.

Para esto doblar los brazos y poner las palmas de las manos frente a frente, como si se fuera a aplaudir, elevando los codos hasta dejarlos a la altura de los hombros, presionar las palmas entre sí, mantener la firmeza por tres segundos y aflojar, sin separar las manos, repetir por cinco veces y descansar, se puede hacer este ejercicio dos veces al día.

Otro punto importante es mantener una dieta saludable, rica en vegetales, verduras y frutas, así como tomar ocho vasos de agua al día.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 06/25/2012