Cómo fue la elección de Barcelona 92

Para cualquier ciudad del mundo es un honor ser seleccionada como sede de los Juegos Olímpicos de verano. Es un trabajo arduo que comienza años antes con la preparación del proyecto que se presentará ante el Comité Olímpico Internacional, encargado de seleccionar al ganador. Las ciudades que se postulan como posibles sedes de los juegos deben demostrar que tienen – o que serán capaces de construir o remodelar – la infraestructura para atender no sólo a los deportistas que participarán, sino también al gran número de turistas, miembros de la prensa internacional y personal de apoyo de cada una de las delegaciones.

El anuncio del 17 de octubre de 1986 de que Barcelona había sido seleccionada como sede de los próximos juegos, fue el resultado de un trabajo que había comenzado cinco años antes cuando el Ayuntamiento de la ciudad aprobó presentar la postulación que le daría finalmente el triunfo a España como anfitrión luego de haberse postulado en otras cuatro ocasiones. El equipo encargado de promover la candidatura de España logró que todo el país se entusiasmara con el proyecto y dieran su apoyo para que se desarrollara con éxito.

Algunas de las razones por las que los españoles, en especial los barceloneses, deseaban la sede eran demostrar que España era ahora una país libre y democrático, capaz de organizar un evento internacional de gran magnitud; asegurar que se recuperara la infraestructura deportiva de Barcelona; atraer a inversionistas tanto nacionales como extranjeros y animarlos a participar en el desarrollo de la infraestructura de la ciudad; ofrecer a Barcelona como destino turístico y aprovechar el flujo de divisas que implica un evento de este tipo; y, además, invertir en tecnología de punta para actualizar las telecomunicaciones de la ciudad.

Se hizo tan buen trabajo en la organización, que los juegos de Barcelona fueron considerados los mejores de la era moderna.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 07/19/2012