Jugar al baloncesto

El baloncesto es un deporte de equipo que se jugó por vez primera en Springfield, Massachusetts, Estados Unidos, en 1891. Sus reglas oficiales exigen la presencia de cinco jugadores activos por bando sobre un tabloncillo de madera de 94 x 50 pies y dos tableros elevados a los extremos con aros de 18 pulgadas ubicados a 10 pies del piso, por donde se introducirá una bola de 29.5 cm de circunferencia y 22 onzas de peso. Sin embargo, el espíritu del juego puede reproducirse casi en cualquier circunstancia.

Jugar al baloncesto es un impulso que para muchos resulta inevitable. Es por ello que en cualquier parque, patio, terreno o césped se reúnen jugadores a diario para tirar cualquier tipo de bola a los improvisados aros que con mucho afán logran subir a la altura a la que le permiten las circunstancias.

Son comunes los juegos de tres contra tres bajo un mismo tablero, aunque los jugadores podrían reducirse hasta dos rivales y también aumentar un poco. Las reglas generales se vigilan y ejercen en estos torneos por los propios jugadores, dada la ausencia de jueces.

Sin embargo los tiempos oficiales (cuatro cuartos de 10 o 12 minutos) raramente se aceptan entre rivales callejeros, acordando los juegos a un número determinado de tantos, que puede rondar entre 5 y 10 canastas.

Jugar al baloncesto, además de apasionante, es un ejercicio intenso que permite mantener la forma física y desarrolla habilidades como el equilibrio y la elasticidad. No importa donde se realice, lo importante es practicarlo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Deporte
Ultima modificación: 06/27/2012