Cómo cortar pantalones y camisas para trajes de zombie

Para empezar, necesitaremos ropa que podamos desgarrar, manchar y cortar. Podemos acudir a nuestro propio armario y escoger prendas que ya no utilizamos. No es necesario que escojamos una indumentaria estrambótica, porque la propia naturaleza del zombie indica que cualquiera puede llegar a serlo.

Un aspecto más purista del disfraz podría partir de la utilización de un traje oscuro o de difunto, que completaríamos con un buen maquillaje, suciedad y sangre simulada. Pero como también un mordisco inoportuno podría haber sido el desencadenante de unas ganas insaciables de comer cerebro ajeno, una vestimenta más sport o casual podría servir para crear nuestro personaje.

El proceso de recorte de las prendas puede ayudarte a reforzar la historia de tu personaje: cada jirón o desgarro indica un combate, un tipo de lesión o el paso por lugares con obstáculos. Así, gracias a unas tijeras o a una cuchilla, puedes improvisar todo un lenguaje creativo a base de pequeños cortes en los extremos de las mangas, que luego puedes desgarrar de forma selectiva introduciendo los dedos o tirando de los extremos. Cortes más profundos que atraviesen varias prendas pueden ser la evidencia de graves lesiones, incluso puedes acortar o modificar las prendas. Los desgastes y erosiones puedes conseguirlos frotando la ropa contra piezas metálicas como, por ejemplo, un rallador.

Recuerda seleccionar las zonas donde recortarás la prenda de modo que no afecte a tu movilidad y que no muestre aquello que no desees enseñar. Los puntos donde recortaste ofrecerán poca resistencia a los tirones de otros zombies, así que piensa bien donde quieres hacer los agujeros…

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012