Cómo elegir pantalones para cada ocasión

Elegir los pantalones adecuados para cada ocasión no debería resultar un problema si se empieza por considerar que, básicamente, pueden dividirse en cuatro clases que bien pueden ser reducidas a las dos centrales: deportivos, informales, formales y de etiqueta. Estos últimos son aquellos pantalones elegantes y de vestir, de telas suaves y livianas, con muy pocos o ningún bolsillo. Dentro de las dos primeras categorías se agrupan los pantalones deportivos, vaqueros, de tipo cargo, etc. es decir, todos aquellos de telas rústicas y gruesas, con muchos detalles.

Una vez que hayas dividido, al menos imaginariamente, tus pantalones en estas cuatro categorías, considera que dentro de los pantalones informales los deportivos no deberías usarlos más que para el fin que su nombre indica, al igual que los de tipo cargo. Por el contrario, los pantalones de traje deberías usarlos sólo para ocasiones laborales y los elegantes para fiestas y eventos de máxima formalidad. En cambio los vaqueros, se han convertido en el tipo de pantalón más usado por su comodidad y versatilidad.

Recuerda que la formalidad del vestuario puede ser graficada en una línea de gradación que iría desde la informalidad a la etiqueta. Así, la línea comenzaría por los pantalones deportivos, siguiendo por los de tipo cargo, los vaqueros, los de traje y, por último, los elegantes. El espacio entre uno y otro puede completarlo el resto de la indumentaria y complementos. Por ejemplo, los vaqueros son un tipo de pantalón de formalidad variable: si escoges cualquiera de los que tengas en tu guardarropa y lo combinas con zapatillas y camisetas, obtendrás un look informal, pero bastará calzarte unos tacones y una blusa de seda para lograr un estilo más elegante.

Otra clave para tener en cuenta a la hora de las combinaciones es que esta línea de gradualidad suele ir también desde lo cómodo y holgado, lo más colorido o los colores más claros y los estampados llamativos, hasta el talle al cuerpo, tonos y estampados lisos, clásicos y oscuros, para lo elegante o de etiqueta. Entonces, siguiendo el ejemplo de los vaqueros, si éstos son desgastados, de color claro y holgados déjalos para una ocasión más bien informal, en cambio si son de color oscuro y homogéneo, al cuerpo, en especial los de corte pitillo que tan de moda están, puedes llevarlos perfectamente para una ocasión más formal y, aún así, moderna.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 07/20/2012