Cómo decorar una fiesta de Halloween para niños

Las fiestas de Halloween para niños son delicadas en cierto modo, ya que si sobrecargásemos el ambiente podrían asustarse algunos niños y si eso ocurriera una fiesta en la que el terror es el protagonista pasará a convertirse en un infierno real para las madres y los padres de los niños que llorarán de forma desconsolada.

La forma de decorar una fiesta de Halloween para niños consistirá en poner calabazas y telas de araña, como en cualquier fiesta de Halloween, pero a poder ser pidiendo colaboración a los niños para fabricar los adornos, ya que así estos tomarán confianza con la nueva decoración de la casa y no tendrán miedo a la hora de disfrutar de la fiesta con los otros niños.

La decoración en este caso no debería tener elementos móviles, como brazos que se muevan en los fantasmas que pongamos por ejemplo, ya que esto si que podría darle un buen susto a un niño, así como luces hechas a base de velas que podrían causar un accidente si un niño tirase, por ejemplo, una calabaza al suelo. Todo esto puede sustituirse por fantasmas graciosos y calabazas sonrientes, para ambientar la casa pero sin dar un miedo excesivo a los niños que vayan a esa fiesta.

La música, además de la decoración, también es muy importante en la ambientación de la casa. Podemos tratar de buscar los temas de las películas infantiles de terror, que recordarán a los niños las escenas más terroríficas del cine infantil.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012