Cómo hacer telarañas falsas en casa

Todo un clásico de la ambientación siniestra y espectral. No puede haber un decorado que pretenda ser aterrador sin unas buenas telarañas que cubran todos los rincones de la estancia, que tapicen con mantos blanquecinos los muebles y que se peguen sobre los ventanales. La opción más económicas de todas es, desde luego, dejar de limpiar la casa una buena temporada… Nuestras pequeñas amigas arácnidas donarán generosamente su trabajo en pos de nuesta mejor ambientación.

Pero si preferimos introducir este efecto sin renunciar a unos mínimos de higiene doméstica, podemos realizarlas nosotros mismos a partir de guata de algodón. Es una actividad muy sencilla en la que pueden participar los niños de la casa. En primer lugar, cortaremos en trozos de diferentes tamaños la madeja de este material. El algodón permite que lo estiremos con suavidad hacia todas las direcciones, de modo que se va deshilachando y haciendo cada vez más delgada la madeja debido a la dispersión de las fibras. Llegado un punto, el aspecto que ofrece el entramado de fibras es muy similar al de pequeñas telarañas que se agrupan en una mayor o principal. Con un poco de cinta invisible la fijaremos a los puntos donde creamos conveniente su emplazamiento. Si queremos que el aspecto sea todavía más realista, podemos comprar unas pequeñas arañas de plástico o realizarlas nosotros mismos con dos bolas de poliestireno para el cuerpo, alambre para las patas y pintura negra. Recuerda contar las patas, pues ocho es el número adecuado para estos insectos. Y así, de una forma totalmente inocua y económica, conseguiremos decorar nuestra casa con estos sencillos elementos.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012