Cómo hacer tripas falsas para halloween

Salvo que tu disfraz de halloween sea de personaje de dibujos animados infantiles, a nadie le importará añadir una buena ración de tripas en su atuendo de ultratumba. Podemos utilizar tripa como la de los embutidos, pero tal vez a tus invitados les disguste descubrir que les dejaste sin barbacoa para hacerte un disfraz. Así que, debido a que conseguir unas tripas falsas no es una tarea complicada si sigues las siguientes recomendaciones, mejor deja la cena reposando en la nevera.

En primer lugar, necesitarás pantys o medias, preferiblemente de color tostado. Debes rellenarlas con tiras de papel higiénico o toallitas de papel para que adquieran un poco de cuerpo. La forma de darles un aspecto más realista es añadiendo gelatina roja dentro de un barreño o bandeja, que desmenuzaremos para simular pequeños tropezones. El toque especial de nuestra receta casera incluye una buena cantidad de sangre falsa, que podemos realizar con agua tibia, colorante y maicena. Es importante que no espesemos demasiado la mezcla resultante para lograr un resultado más realista. Otra receta de sangre falsa se puede obtener a partir de mezclar miel fresca, sirope de chocolate, agua tibia, colorante rojo y un poco de colorante azul. Ésta es la receta que usan algunos profesionales del cine.

Como en todos los casos, la colocación de la tripa y la forma de insinuar las heridas permitirán que nuestro disfraz sorprenda. A veces es mejor insinuar que mostrar. Seamos exagerados si queremos, pero quizás perdamos un poco del encanto que estas cosas macabras desprenden.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012