Cómo hacer un disfraz de zombi para Halloween

En Halloween la intención de todas las mujeres es lucirse y estar guapísimas, pero en realidad la festividad de Halloween consiste en todo lo contrario, esta es una fiesta en lo que la intención que debemos tener es la de estar lo más feos y feas posible, para asustar a nuestros amigos y a todos los desconocidos que encontremos por la calle.

Si bien no es muy fácil estar guapa con un disfraz de zombi, lo ideal es ser lo más feo o fea posible. La idea es simular que llevamos muertos bastante tiempo y caminamos de forma irregular y accidentada, también puede ser una buena idea llenarnos la boca de sangre (una imitación de sangre comprada o incluso con tomate), para simular que hemos estado comiendo cerebros de gente viva como haría cualquier zombi.

Para este fin podemos utilizar silicona de la que venden en las tiendas de disfraces, es un tipo de latex que se distribuye líquido y al aplicarlo se pega a la piel y queda con la forma que queramos, de este modo podremos simular un enorme mordisco en la piel por ejemplo. Tampoco podemos olvidar que este latex puede pintarse y quedará con el aspecto que queramos darle. Además, si somos suficientemente habilidosos con este material podemos incluirle otro tipo de material, como pelos, huesos (de pollo por ejemplo, que son muy ligeros), o añadir bultitos del propio latex que simulen una urticaria horrible en la zona en la que el supuesto zombi nos haya mordido. Un pelo sucio y andrajoso también nos ayudará a parecer personas recién llegadas de la muerte para asustar a los que, todavía, siguen vivos.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012