Cómo maquillarse de zombi para Halloween

Al disfrazarnos de zombis buscaremos siempre tener un aspecto de muerto viviente, que es a fin de cuentas lo que son estos seres. Para que esta situación se dé, debemos haber fallecido en una situación violenta, normalmente a manos de otro zombi como nosotros que quería saciar su sed de sangre y cerebros. Por esta razón nuestra cara tiene que estar llena de heridas, agujeros y sangre, como si esta hubiera salido a borbotones durante la agresión.

Para simular estas heridas debemos considerar nuestra capacidad económica así como nuestra habilidad con el latex que usan los maquilladores profesionales para las películas de terror, de guerra o en cualquiera en la que haya accidentes, para tratar de simular graves heridas sin hacer ningún daño al actor.

Según esto, nuestras opciones van a ser utilizar un maquillaje normal o uno de este tipo si somos suficientemente habilidosos y además contamos con el dinero que supone comprar un bote de latex líquido especial para maquillarnos. Una vez hechas las formas con la ayuda de palillos o espátulas que compraremos en la propia tienda tendremos que aplicar una base de maquillaje del color de la carne, para embeber en nuestro cuerpo la nueva forma macabra que hemos diseñado. Cuando el maquillaje esté correctamente aplicado, tenemos que utilizar un tinte rojo que nos permita simular sangre y una serie de tonalidades más oscuras que den idea a quien nos vea de una gran agresión por parte del otro zombi.

Otra característica de los zombis es que, al estar muertos, no pueden curar correctamente un brazo roto por ejemplo, pero aun así tratan de utilizarlo hasta que la situación es ya sumamente macabra, por lo que simular que tenemos graves heridas o contusiones en el resto del cuerpo también puede ser una buena idea.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012