Cómo hacer un disfraz de demonio

Los demonios son unos de los seres de la mitología más conocidos. Para disfrazarnos de demonios debemos recordar tanto ponernos unos cuernos rojos como una cola, y el resto del disfraz puede ser una simple malla roja que nos tape todo el cuerpo. Para hacer la cola podemos utilizar un calcetín enorme viejo y de color granate, que rellenaremos con espuma y coseremos por la parte abierta, también podemos pensar en ponerle un alambre y así mantener la forma que queramos durante toda la noche. Una vez hecho esto coseremos la cola al vestido o malla que hayamos escogido y disfrutaremos de una cola de demonio muy divertida. También podemos añadirle pelos al final del rabo, ya que como cualquier animal o ser de la mitología los demonios también tienen pelo al final del rabo.

Otro tema serían los cuernos, que complementarían las orejas puntiagudas que tiene cualquier demonio. Estos cuernos pueden comprarse ya hechos, habitualmente de plástico e incluso con luces en su interior, o bien hacerse de forma manual. Para hacer unos cuernos manualmente tenemos que tomar una diadema vieja que no vayamos a utilizar y aplicar sobre ella tiras de papel mojado que irán cogiendo la forma que le demos. De este modo conseguiremos unos cuernos del tamaño y forma que queramos, y ya solo nos quedará pintarlos de color rojo para adecuarlos a la ocasión. La forma que le demos debe ser más bien alargada en lugar de gorda, ya que podríamos parecer un toro y además nos pesaría demasiado la cornamenta como para andar cómodos.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012