Cómo hacer un disfraz de frankenstein

Un disfraz de Frankenstein será de lo más divertido para todos los niños, disfrutarán muchísimo tanto en carnaval como en Halloween al asustar a sus amigos con una horrible cara verde llena de tornillos y cicatrices de las tenebrosas operaciones del Doctor Frankenstein.

Para disfrazarnos de Frankenstein tenemos que comprar pintura verde, especial para disfrazarnos y así evitaremos sustos a la hora de intentar limpiar dicha pintura, y un puñado de tornillos de plástico que nos ayudarán a identificar mejor al personaje de los cuentos de terror de la autora Mary Shelley. Para comenzar aplicamos los tornillos sobre nuestra piel, para esto podemos cortarlos de forma que queden suficientemente largos como para que se distinga que son tornillos, pero suficientemente cortos como para que sean cómodos de llevar durante muchas horas. Para pegarlos podemos utilizar pegamento especial que encontraremos en las tiendas de disfraces y que protegerán la piel de nuestros hijos durante todas las horas que llevemos puestos los tornillos.

Una vez colocados todos los tornillos y parafernalia que queramos colocar podemos realizar algún corte con latex líquido, para que parezca que todavía tenemos cicatrices graves de nuestros cambios de extremidades. Estas podemos hacerlas tanto con latex líquido como con un simple rotulador, pintando una raya negra y varios puntos alrededor como si de una sutura se tratara. En cuanto tengamos todo hecho solo tenemos que pintar la cara de verde, peinarnos hacia arriba y ponernos una chaqueta hecha de retales de otras chaquetas, lo que nos dará un aspecto macabro y espeluznante.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 11/26/2012