Cómo hacer un disfraz de muñeca

Un disfraz de muñeca puede hacerse con retales de tela, estos retales pueden coserse como si de una muñeca de trapo se tratara. Una muñeca de trapo se hace habitualmente rellenando retales de tela cosidos con espuma, y en nuestro caso tendremos que hacer exactamente lo mismo pero teniendo en cuenta que en lugar de rellenarlo con espuma, seremos nosotros el relleno.

Las pecas, grandes y numerosas, son una característica básica de las muñecas de trapo, como también lo puede ser en muchas ocasiones algún tipo de rotura por la que se salga algo de espuma o un ojo colgando, como cualquiera de las muchas muñecas que todas las chicas tienen por casa, recuerdo de su infancia.

Las manos de una muñeca de trapo son habitualmente redondas, pero esto sería demasiado incómodo para una fiesta ya que no podríamos sujetar una copa, o simplemente llevar a nuestro hijo de un sitio a otro, si esa fuera la finalidad del disfraz. Por esta razón podemos hacernos unos guantes de tela, de color carne para simular que son las manos de la propia muñeca, pero dándole más comodidad de la que tendría la propia muñeca.

A la hora de hacer la cara podemos cubrirnos la nuestra propia con tela y dibujarle los ojos, nariz, orejas y boca, o bien maquillar sobre nuestra propia cara estos elementos que caracterizan a la muñeca, sin olvidar nunca las numerosas pecas de las que ya hemos hablado. Una buena muñeca también llevará coloretes en la cara, lo más rojos y grandes posible.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 11/27/2012